A ver si nos aclaramos con la ansiedad

Hoy, por casualidad, he encontrado este artículo:

https://www.abc.es/bienestar/psicologia-sexo/psicologia/psicologa-explica-diez-tecnicas-efectivas-desactivar-ansiedad-20240509175327-nt.html

No conozco a la profesional, de manera que no puedo ni debo juzgarla. Pero me horroriza ver una y otra vez que se pierde la perspectiva con respecto a qué es la ansiedad. Hablar de la ansiedad es describir una reacción adaptativa del organismo con respecto a un suceso amenazante que, en realidad, no es tal. La amígdala, esa estructura minúscula que se encuentra en el sistema límbico y actúa como memoria del miedo, identifica los estímulos potencialmente peligrosos, y a veces se equivoca al etiquetar por diversas razones, entre otras, por un exceso de vulnerabilidad del cerebro debido al estrés. Bien, la amígdala se equivoca y, nosotros, si reaccionamos ante tal equivocación como si de verdad existiera la amenaza, en realidad daríamos razón a la amígdala y terminaríamos por hacer real lo que en su origen no lo era.

Imaginemos que, por alguna razón, la amígdala identifica un ascensor como un elemento dañino para nuestra supervivencia y, sólo con verlo nos genera una reacción desmedida de sudoración, mareo por hiperventilación, taquicardia… es decir, lo que comúnmente conocemos como un ataque de pánico. Y estamos de acuerdo en que un ascensor no es algo dañino para nuestra supervivencia (a no ser que se rompa el cable que lo sujeta, pero eso prácticamente nunca sucede). Si seguimos las indicaciones que se mencionan en el artículo, deberemos prepararnos para nuestros futuros encuentros con el ascensor, haciendo mindfulness, respirando, visualizando, escribiendo sobre ello… ¡ESTAMOS CONVIRTIENDO AL ASCENSOR EN NUESTRO CONTRINCANTE!

¿Qué es lo que dice la terapia cognitivo conductual? Consideraciones cognitivas aparte, debemos actuar (más actuar y menos pensar) como si el ascensor fuera únicamente un ascensor, es decir, una maquinita que nos permite subir y bajar pisos sin esfuerzo. Podemos ir haciendo progresos poco a poco, pero NUNCA evitar, escapar o dar ningún tipo de respuesta. Si se desencadena la reacción fisiológica del ataque de pánico, simplemente nos paramos y esperamos a que cese. Luego seguimos. Como decían mis profesores de Psicología Clínica, nadie se ha muerto de un ataque de ansiedad. De esa manera, y sólo de esa manera, el miedo se reduce. Le quitamos la razón a la amígdala y, por tanto, la carga amenazante al estímulo (ascensor). La repetición de la conducta hará que, finalmente, el miedo desaparezca.

Por favor, consultemos siempre a un/a profesional antes de seguir indicaciones de recortes de periódico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *